Apamex desarrollará y ejecutará un plan de turismo accesible de Extremadura

Léelo en solo 2 minutos !!

La Consejería de Fomento ha concedido una subvención a esta asociación de personas con discapacidad para la ejecución y desarrollo del Plan de Turismo Accesible de Extremadura.

El Diario Oficial de Extremadura ha publicado el decreto por el que se concede una subvención de 100.000 euros, con la que se persigue la mejora de la accesibilidad a productos, equipamientos, recursos y servicios turísticos para hacer de Extremadura un destino turístico accesible y al alcance de todo el mundo.


El decreto establece que Apamex realizará un diagnóstico del grado de accesibilidad de la oferta turística de Extremadura y elaborará una guía de turismo accesible a modo de catálogo de los alojamientos turísticos, infraestructuras y espacios comprometidos con la accesibilidad y que, al mismo tiempo, sirva para extender ese compromiso con nuevas empresas y entidades. El nuevo plan y la guía de turismo accesible suponen un nuevo paso dentro de un campo que se considera que cuenta con un gran nicho de mercado y un gran potencial

Desde 2011 existe a disposición de empresarios e instituciones relacionadas con el turismo la Oficina Técnica de Accesibilidad de Extremadura (Otaex), con sede en Cocemfe de Badajoz, para que técnicos de la consejería especializados en esa materia pudieran asesorar en la adaptación de negocios y edificios públicos. De hecho, esta entidad realizó la revisión de los proyectos de obra de las Hospederías de Monfragüe, Garrovillas de Alconétar y Valle del Jerte, e igualmente llevó a cabo informes sobre toda la red para comprobar todo lo relacionado con la accesibilidad.

Según las últimas estadísticas un 9% de la población española (3,7 millones de personas), y un 14% de la europea (unos 50 millones), tienen algún problema de discapacidad. Este segmento, convertido en demandante turístico, va en aumento en las sociedades desarrolladas, variando desde las personas de la tercera edad, generalmente más propensas a tener alguna dependencia, a personas de otras edades. No solo hay que contar con este segmento demográfico, sino también con las personas sin discapacidad que les acompañan. Por tanto, la potencial incidencia del turismo accesible se duplica o triplica si se tienen en cuenta todas esas circunstancias.

Hasta ahora esos turistas y visitantes no cuentan con las condiciones de accesibilidad adecuada en todos los espacios urbanos, medios de transportes o arquitecturas que visitan. El problema se vuelve más grave en edificaciones con vocación turística como hoteles, restaurantes, museos, centros de visitantes, etc. Todo esto se quiere trasladar al sector con campañas de sensibilización y con iniciativas como el Plan y la Guía de Turismo Accesible. El fin último es que se eliminen las posibles barreras que puedan existir para que todo el mundo tenga acceso a los lugares eminentemente turísticos.