Christian Magritte. El realismo mágico. Grada 98. Perfil

Léelo en solo 7 minutos !!

Christian Durán es una joven promesa de la magia y del ilusionismo. Tras años de formación autodidacta actualmente realiza actuaciones por todo el país y ya cuenta con un premio internacional.

Foto: Nicolás Lavado

Marta Climent Merino

Nacido en Badajoz un 18 de julio de 1990, Christian Durán Cuadrado es una joven promesa de la magia y del ilusionismo. Tras largos años de formación autodidacta actualmente realiza actuaciones por todo el país y ya cuenta con un premio internacional en sus manos. Su fórmula en la vida es “escuchar, preguntar, compartir, viajar, observar y leer”, herramientas que le están ayudando a lograr el éxito en su carrera artística. Amigo de sus amigos “lejos de dejarse cortar las alas, las bate de manera incansable invitándonos a acompañarle en un viaje ascendente hacia un mundo donde la ilusión es la única verdad”, tal y como le describe uno de ellos. Viajen, disfruten, sueñen y acérquense al mundo del surrealismo mágico de la mano de Christian Magritte.

¿Cuándo surgen en ti las ganas de ser mago?
Todo empieza cuando a la edad de 8 años, en la fiesta de un familiar, veo por primera vez un espectáculo de magia. Me impresionó tanto lo que hizo que me dije: “Yo quiero ser como él”. Esto fue durante el verano, así que en Navidad pedí a los Reyes Magos la caja de Magia Borrás. A partir de ahí comencé a indagar por mi cuenta y a hacer pequeñas cosas junto con un amigo al que le gustaba también la magia.

Este hobby se convirtió en tu sueño y ahora en tu profesión, pese a la complejidad que tiene vivir del arte en nuestro país. ¿Qué es para ti el arte?
Para mí el arte ante todo es ser buena persona, creo que va antes que ser artista. Uno tiene que tener una serie de valores y siempre intento ser coherente con ellos. Podría decir que el arte es transmitir sentimientos y emociones, y con la magia, que es mi herramienta, pongo de manifiesto esta forma de pensar y de sentir. Además el arte es una forma de idealizar la vida a través de los sueños que tenemos, porque hay tantos problemas que al final todos necesitamos personas que te ayuden y motiven.

Al igual que con tu ilusión demuestras que los sueños se pueden hacer realidad, ¿quién te motiva en tu día a día?
Mis padres y mi hermano han sido los que me han apoyado desde el principio, gracias a ellos he aprendido que todo esfuerzo tiene su recompensa. También mis abuelos y el resto de familiares han aportado su granito de arena, siempre he vivido con ellos un buen ambiente lleno de críticas constructivas que me han permitido desarrollarme tanto en mi profesión como de manera personal. Por otro lado para mí la amistad es fundamental. Tengo la suerte de estar rodeado de ‘Pepitos Grillos’ que me acompañan y me aconsejan, independientemente de lo mala o buena que sea la situación. Intento llevar a cabo sus consejos, y uno que tengo muy presente, y que es de un gran amigo, es “nunca te olvides de tus raíces”.

Háblanos de esta herramienta de trabajo tuya tan especial, en tus espectáculos; ¿tienes en cuenta lo que le gustaría ver y sentir al espectador?
Parto de la base de que no se puede agradar a todo el mundo, así que yo pienso en qué me hace vibrar y lo intento transmitir lo mejor que sé. Me considero un chico apasionado y romántico y me gusta que mis espectáculos lo sean también. Además siempre intento que los espectadores participen de una manera activa, porque considero que el público forma parte de la actuación, una parte fundamental. En todas mis actuaciones intento que haya una atmósfera de misterio y acercamiento con el público, porque todo el mundo sabe que detrás de mis juegos de magia hay un mensaje, algo más que quiero transmitir.

Quizás lo más complejo para un artista es ser diferente y tener un estilo propio; te centras en René Magritte como inspiración, un pintor consagrado; ¿cómo surge esta idea de que un mago se inspire en un pintor?
La idea surgió a través de la película ‘El secreto de Thomas Crown’. En ella aparece un cuadro en el que se ve a un hombre con bombín y una manzana en la cara, me llamó tanto la atención que me puse a investigar. Sus obras me cautivaron tanto que decidí tomar el apellido Magritte para mi nombre artístico. Más tarde me di cuenta de que la magia y el surrealismo tienen un camino paralelo, porque ambos intentan ocultar una realidad distorsionada.

Foto: Nicolás Lavado

El tipo de espectáculos que ofreces es único y distinto a cualquier otro, ya que englobas diferentes tipos de arte, como la pintura y la música; ¿qué te hizo tomar este camino?
Considero la magia un arte y para enriquecerla la combino con otras. Todo esto ha sido gracias a la repercusión e influencia que ha tenido sobre mí, personal y profesionalmente, mi amistad con el pianista y maestro Pedro Monty, al que considero mi padre artístico. Pedro también me ha enseñado la importancia de la improvisación, herramienta que me ha ayudado a ganar confianza y poder resolver mis problemas de una forma más creativa.

¿Qué diferencias hay entre Christian Magritte y Christian Durán Cuadrado?
Hay grandes diferencias aunque ambos van de la mano. Christian Durán Cuadrado soy yo, pero tengo una serie de limitaciones y miedos con los que Christian Magritte le ayuda a salir de su zona de confort, y además le hace ver que los sueños se pueden hacer realidad. Ambos se complementan y crean para mí el equilibrio perfecto.

¿Y qué pasaría si Christian Durán y Christian Magritte se enfadaran?
De hecho alguna vez ya se han enfadado. Para calmarles me distancio de ellos y me refugio en mi blog, ‘Corta y completa’. A veces creo que es necesario expresar lo que uno siente, algunos lo hacen a través del deporte, otros pintando… y en mi caso escribiendo.

¿Tienes otras inquietudes aparte de la escritura?
También me dedico a organizar eventos mágicos para niños y adultos, además siempre he pensado que es de bien nacido ser agradecido, y como soy consciente de mi suerte ayudo a los demás cuando tengo ocasión.Creé hace unos meses un proyecto que se llama ‘Wimayá, magia entre culturas’, que consiste en acercar a los jóvenes extremeños la situación precaria que viven los países del Tercer Mundo a través de la magia. Surgió gracias a la vivencia personal de un amigo de Malí, Mamadu Diakite, y esperamos que siga adelante porque creemos que es indispensable para que se conozcan otras realidades más allá de las nuestras. Por otra parte he actuado en la planta de Oncología Infantil del Hospital Materno Infantil de Badajoz, y siempre que mi agenda me lo permite acudo a cenas benéficas, como la que organizó la Fundación Primera Fila. Esta ocasión para mí fue muy importante porque todos los invitados compartíamos las ganas de apoyar el gran proyecto que realiza, y me permitió conocer de primera mano cómo desarrolla Theracenter Extremadura.

Foto: Alejandro González Amador

¿Hay algún mago al que admires especialmente?
Sin duda Juan Tamariz. Es maestro de maestros y lo que más me sorprende de él, aparte de su cultura que es amplísima, es su humildad. Hace unos meses vino a Badajoz y tuvimos la oportunidad de charlar, y aunque ya lo conocía de algunos seminarios a los que he asistido, nunca deja de sorprenderme. De hecho en este encuentro me dio algunos consejos para un juego de magia, con el que unos meses después conseguiría un premio internacional en Valongo, Portugal. El evento se llama ‘MagicValongo’ y es el certamen de magia más antiguo y de más tradición del país.

Foto: Alejandro González Amador

¿Qué te parece si utilizas la magia y, como una de tus pasiones es viajar, utilizamos este despegue en el que estás ahora para ir a algún sitio a seguir hablando y a seguir haciendo magia? ¿Dónde estamos?
Estamos en Nueva York, y he elegido esta ciudad porque, aunque se la conoce como ‘la ciudad que nunca duerme’, aquí se han hecho realidad algunos de mis sueños, entre ellos actuar en diferentes escuelas bilingües en los barrios de Brooklyn, el Bronx y Queens; y, como no podía ser de otra manera, ver algunas de las obras de René Magritte en el MoMA, como ‘El falso espejo’, que es una de mis preferidas.

¿Supone este viaje un antes y un después en tu carrera artística?
Sinceramente todavía no lo sé, tendremos que esperar un poco, pero de momento me traigo muchas ideas de allí, como el título de mi nuevo espectáculo ‘MoMAGIA’. Esto es una exclusiva, porque todavía está en construcción, pero mi idea es que este espectáculo sea un museo en el cual van a suceder cosas surrealistas y mágicas.

¿Te ves trabajando en una ciudad como Nueva York?
Ahora que he estado allí he visto con mis propios ojos la gran cantidad de oportunidades que te brinda la ciudad. Esto es estadística, Nueva York es muy grande y hay mucho de todo, por tanto hay también mucho más arte concentrado en sus islas. La importancia que tiene todo lo que comprende el mundo artístico es impresionante y es algo que me ha encantado, por eso puede que me vea trabajando allí en un futuro, creo que me ayudaría a formarme y a aprender tanto de magia como de muchos otros aspectos de la vida. Nueva York tiene algo escondido para mí que me gustaría descubrir, porque, como diría Frank Sinatra, “I want to be a part of it, New York, New York”.

No duermas para descansar, duerme para soñar. Porque los sueños están para cumplirse (Walt Disney)

…¿quieres saber más? Suscríbete por 30 euros al año