Logo revista Grada
Buscar

El Observatorio Social de Fundación ‘la Caixa’ realiza un estudio para medir el impacto del ciberacoso en los jóvenes

El Observatorio Social de Fundación 'la Caixa' realiza un estudio para medir el impacto del ciberacoso en los jóvenes
Foto: Cedida
Léeme en 3 minutos

El acoso cibernético se define como un comportamiento agresivo e intencional, que se da de manera reiterada contra una persona que no puede defenderse fácilmente en un contexto como el digital. Según un estudio realizado por el Observatorio Social de Fundación ‘la Caixa’, cuatro de cada cinco víctimas no son conscientes de que están sufriendo ciberacoso.

El proyecto de investigación ‘Los jóvenes con necesidades específicas de apoyo educativo padecen el doble de ciberacoso’, para apoyar investigaciones sociales sobre tecnología y sociedad, también arroja otro dato destacado: la mitad de los chicos encuestados han sufrido algún tipo de ciberagresión durante los dos meses previos a su participación en el estudio, entendiendo como ciberagresión aquellas conductas que utilizan las redes sociales, el correo electrónico o los mensajes de texto, para agredir a otras personas.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores que han liderado el estudio, Àngels Esteller Cano, Albert Flexas, Eva Aguilar Mediavilla y Daniel Adrover Roig, del Instituto de Investigación e Innovación Educativa (IRIE), de la Universidad de las Islas Baleares, encuestaron entre marzo y junio de 2022 a 2.400 adolescentes españoles de entre 12 y 17 años, la mayoría estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria.

El estudio se ha centrado en examinar cómo los avances tecnológicos y el creciente dominio del entorno virtual pueden influir en el ciberacoso juvenil, haciendo especial hincapié en los efectos en víctimas con necesidades específicas de apoyo educativo (NEAE).

De esta forma, se entienden como necesidades educativas específicas aspectos como discapacidades físicas, cognitivas o sensoriales, y dificultades del habla, el lenguaje y la comunicación, como es el trastorno del lenguaje o el trastorno del espectro autista. También se incluyen los trastornos del aprendizaje y la atención, como la dislexia o el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), o las altas capacidades.

A través de los resultados de las encuestas, los investigadores han observado que el 46,8 % de los jóvenes manifiesta haber experimentado algún tipo de violencia y acoso por medios cibernéticos en los últimos meses. Entre las ciberagresiones más frecuentes se encuentran el recibir comentarios ofensivos o insultos por internet, el ser ignorado o excluido de alguna red social o chat, o recibir amenazas a través del ordenador o móvil.

No obstante, muchos de los jóvenes encuestados no entienden que lo que han estado sufriendo durante esos meses se trata de ciberacoso, lo que constata que tan solo el 21% de los participantes era plenamente consciente de estos actos delictivos, demostrando esto que la percepción de los chicos de ser acosados es baja, ya que 4 de cada 5 víctimas no son conscientes de que están sufriendo estas agresiones. Es más, en cuestión de sexos, los hombres muestran una mayor prevalencia en sufrir ciberacoso, siendo el 10,9% frente al 8% de las mujeres.

De la misma forma, también se analizaron los entornos educativos con necesidades específicas de apoyo educativo (NEAE). Al examinar específicamente la implicación de los jóvenes de estos centros como víctimas de ciberacoso, se observó que la probabilidad de que sufran ciberacoso es el doble (casi el 15 %) que la de sus compañeros sin NEAE (7,3 %).

En definitiva, este estudio sugiere que en el fenómeno del ciberacoso, de forma similar al contexto tradicional, la victimización por acoso cibernético se asocia a múltiples consecuencias negativas como son el bajo rendimiento académico, las dificultades de aprendizaje, la ansiedad, la depresión, el abuso de sustancias o la autolesión. Desde el Observatorio de Fundación ‘la Caixa’ se ha sugerido que para reducir el impacto de estos factores psicosociales se deberían destinar medios y recursos para que los jóvenes sean capaces de buscar apoyo social y, así, tratar de resolver estos problemas.

ENTRADAS RELACIONADAS

MicroBank, el banco social de CaixaBank, finalizó 2023 con la formalización de 1.562 operaciones de financiación con impacto social en...
Teresa Chamorro Valdés es la nueva presidenta de Unicef Comité Extremadura, tras el proceso electoral que se ha desarrollado para...
En el marco de las celebraciones carnavalescas del populoso barrio de Santutxu, donde se encuentra ubicado, el Centro Extremeño Bilbao...
La Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste ha abierto la convocatoria de la décimo séptima edición del Premio Europeo...
El proyecto ‘Fútbol y deporte como herramienta de acción social’, de la Fundación Cepaim Acción Integral con Migrantes Navalmoral de...
El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Badajoz, Cecilio Venegas, ha ingresado como académico de honor en la Academia...

LO MÁS LEÍDO