Logo revista Grada
Buscar

ChatGPT para niños. Grada 175. Juan Zamoro

ChatGPT para niños. Grada 175. Juan Zamoro
Léeme en 2 minutos

Ante la incomodidad del folio en blanco, el susurro generoso y cultivado de ChatGPT resulta de lo más tentador. No digamos ya cuando la famosa IA sabe más que uno mismo sobre el tema a tratar. Los universitarios, que pueden ser vagos ocasionales pero siempre son avispados, ya han encontrado el modo de aprovechar sus capacidades y traen de cabeza a sus evaluadores. En las últimas semanas diferentes equipos de profesores y especialistas han sometido al motor de chat a múltiples pruebas, resultando de ello que aprueba exámenes de Derecho, de un MBA e, incluso, una prueba de MIR. De manera más general, las habilidades de la herramienta de IA preocupan sobremanera a los docentes, que ya han alertado de su uso por parte de estudiantes de diferentes etapas. Mucho han cambiado las cosas desde que triunfase ‘El Rincón del Vago’, en nuestros albores de internet. Ya no bastan las herramientas de detección de plagios, sino que son necesarias otras que evalúen la posibilidad de que un texto haya sido generado de manera sintética. Pero ¿es esto necesario?

Hoy por hoy nadie discute el uso de calculadoras a partir de determinados cursos de materias técnicas. Se asume que, una vez aprendidas las operaciones matemáticas, es muy útil contar con herramientas que evitan cálculos tediosos. Algo parecido ocurrirá con los motores como ChatGPT y sus muy mejoradas evoluciones. Es lógico que su uso se prohíba a alumnos que están aprendiendo a redactar ensayos, pero ¿es negativo su empleo por parte de estudiantes de educación superior? Quizás tengamos que replantearnos qué capacidades se valoran a partir de cierta etapa. Si un alumno puede dedicar más tiempo a pensar de manera profunda y ahorra horas en escribir algunos fragmentos, las herramientas que emplee no debieran considerarse una amenaza, sino una bendición.

Las IAs están evolucionando a un ritmo vertiginoso. En muy pocos años sus capacidades parecerán, sin serlo, propias de una entidad con consciencia. En el transcurso, más nos vale aprender a utilizarlas y, más aún, enseñar a nuestros hijos el modo de utilizarlas de forma correcta, pues les tocará convivir con ellas. Como en cualquier materia, el juego puede resultar un buen modo de aproximarse a su uso. Ya es posible utilizar ChatGPT para crear aventuras conversacionales, para jugar partidas de ‘el ahorcado’, para construir cuestionarios de Trivial y otras muchas alternativas. Pero, sobre todo, hay que comprender que se trata de un entorno abierto. Cualquier niño será capaz de utilizarlo de formas sorprendentes. Démosles la oportunidad.

ENTRADAS RELACIONADAS

#15AñosConectando El jueves 13 de junio de 2024 se entregará la décimo quinta edición de los Premios Grada, con su...
La sede institucional de Cajalmendralejo ha acogido la firma de la renovación del convenio de colaboración de la entidad con...
La llegada de Fundación CB al Casco Antiguo de Badajoz tenía como objetivo ofrecer un impulso al barrio, especialmente en...
El instituto San José de Badajoz ha acogido el acto de cierre de este curso del proyecto ‘Impulsa: creando oportunidades...
La Mutua Fraternidad-Muprespa ha entregado la décima edición de los premios Escolástico Zaldívar, dedicados a la promoción de la seguridad...
Alfonso Gallardo, planta siderometalúrgica que pertenece a CL Grupo Industrial, ha recibido una triple certificación por parte de Aenor, entidad...

LO MÁS LEÍDO