Logo revista Grada
Buscar

Drones botánicos. Grada 174. Juan Zamoro

Drones botánicos. Grada 174. Juan Zamoro
Léeme en 2 minutos

El Jardín Botánico Tropical Nacional de Hawái (NTBG por sus siglas en inglés) ha estado utilizando drones para descubrir plantas raras y en peligro de extinción en la costa Nā Pali de la isla de Kauaʻi. Alrededor del 10% de su flora ya se ha extinguido o se ha extinguido en estado salvaje, y otro 87% está en peligro. Estas especies viven en acantilados escarpados, a menudo ocultas al ojo humano, y se han documentado muy pocos individuos en estado salvaje.

Los drones se usan para escanear y tomar fotos de alta resolución para confirmar los hallazgos en el laboratorio. Un piloto y un observador se sitúan al otro lado del valle. El observador busca zonas prometedoras para que el piloto recoja fotos y posiciones GPS. Se dirigen cerca de la planta, tomando entre 40 y 50 fotos cada 20 minutos. Más tarde, los científicos estudian y etiquetan las imágenes junto con la localización geográfica.

El uso de drones ha permitido a los científicos llegar a lugares demasiado peligrosos para los humanos y buscar los últimos ejemplares supervivientes. Esto llevó al redescubrimiento de ‘Wilkesia hobdyi’, una planta escurridiza que se encuentra a lo largo de los escarpados acantilados de Nā Pali conocida también como ‘iliau enano’, que se creía extinta. Los drones ayudaron a descubrir 5.500 nuevos individuos en apenas unos meses tras años de búsqueda infructuosa, lo que supone un aumento de más del 900% de la población conocida de la planta. El número de ejemplares conocidos de ‘girasol multicéfalo’ se multiplicó casi por 10 y se obtuvieron dos nuevas localizaciones, mientras que los del ‘hau kuahiwi’ se incrementaron en un 600%. Estos hallazgos también han permitido a los científicos descubrir tres posibles nuevas especies o subespecies.

De manera complementaria, el equipo de la empresa Outreach Robotics ha desarrollado un brazo robótico llamado ‘Mamba’ para recoger muestras de plantas raras en entornos peligrosos. Está equipado con ocho hélices y un mecanismo de corte controlado a una milla de distancia. El equipo ha usado ‘Mamba’ para recoger semillas de ‘W. hobdyi’. ‘Mamba’ se desconecta del dron y permite recoger muestras incluso de las plantas más pequeñas y delicadas.

Hasta ahora, ‘Mamba’ ha recogido 29 esquejes o semillas de 12 especies amenazadas, incluida la ‘wahine noho kula’, una rara violeta que se creía extinta en Kauaʻi. Estas semillas y esquejes se están cultivando en el vivero del NTBG, mientras que algunas semillas se almacenan en el banco de semillas para futuros esfuerzos de conservación. Los científicos esperan devolverlas a su terreno acantilado en uno o dos años. Estos descubrimientos son una gran noticia para la preservación de la flora de Hawái y un recordatorio de que hay muchos lugares inexplorados en el mundo que deben ser explorados con estos novedosos medios antes de que sea demasiado tarde.

Más información

ENTRADAS RELACIONADAS

Banca Pueyo ha inaugurado una oficina en Tomares, con el objetivo de afianzar su presencia en la provincia de Sevilla....
Varios miembros del Club Senior de Extremadura colaboran con el programa de la Universidad de Extremadura ‘Mentoring UEX’, cuyo objetivo...
La Institución Ferial de Extremadura Feval ha acogido la trigésimo sexta edición de Agroexpo, que ha venido marcada por la...
La Fundación Caja Extremadura ha entregado los premios de la tercera edición del Programa Sámara Emprende a las empresas extremeñas...
La Asociación Extremeña de la Empresa Familiar afronta 2024 con los objetivos de “seguir creciendo y continuar defendiendo y poniendo...
Las principales organizaciones y entidades del sector ganadero de la región han celebrado su encuentro anual, auspiciado por Caja Rural...

LO MÁS LEÍDO