Logo revista Grada
Buscar

La fibra óptica en la antigua Grecia. Grada 177. Ramón Palacios

La fibra óptica en la antigua Grecia. Grada 177. Ramón Palacios
Foto: Pixabay. Michael Schwarzenberger
Léeme en 2 minutos

En 1953 el físico indio Narinder Singh Kapany diseñó un cable capaz de transportar la luz, al que más tarde llamó fibra óptica. Se trataba de un cable capaz de transmitir información cuyo material de construcción era el vidrio.

Es innegable las grandes aportaciones que ha originado este gran descubrimiento, que permite acortar la brecha digital y masificar el acceso y uso de las tecnologías de la información y la comunicación desde cualquier rincón del mundo. Además, las conexiones de alta velocidad han permitido la universalización de los servicios de telecomunicaciones.

Por ejemplo, en Medicina se usan instrumentos con fibras ópticas flexibles para observar el interior del cuerpo, o para enviar rayos láser a los tumores, inyectados con un tipo de medicamento que destruye las células cancerosas cuando son expuestas a la luz láser.

¿Pero es tan moderno el uso de la luz para transportar información? Tengo que deciros que no, pues ya en la antigua Grecia se utilizaban diversos métodos de telecomunicación; sin duda alguna había uno que destacaba, y se trataba de la luz.

Usando espejos que reflejaban la luz del sol durante el día y la de antorchas durante la noche conseguían comunicarse hasta una distancia de 100 kilómetros, siempre teniendo en cuenta la orografía.

En el año 1184 antes de Cristo el gran dramaturgo griego Esquilo describió en su obra ‘Agamenón’ cómo se utilizaron señales de fuego para enviar el mensaje de la victoria de los griegos desde Troya hasta Argos, ciudades separadas por más de 600 kilómetros.

Por si eso fuera poco, tenían un sistema de codificación bastante eficaz, similar al sistema binario usado actualmente para el tratamiento de la información digital. Consistía en organizar las letras del alfabeto en un tablero en cinco columnas, de manera que cada columna contenía cinco letras. El encargado de las señales sostendría con su mano izquierda una serie de antorchas para indicar el número de la columna, y con su mano derecha las antorchas que indicaban el número de la fila. Cada combinación representaba una letra del alfabeto griego: por ejemplo, una luz en la izquierda y una luz en la derecha era α (alfa); y dos luces en la izquierda y una luz en la derecha era β (beta).

Como podemos observar, la idea en la que se basa la actual fibra óptica viene ya de la antigua Grecia; la principal diferencia es que hoy disponemos de computadoras para procesar la información más rápidamente.

ENTRADAS RELACIONADAS

Banca Pueyo ha inaugurado una oficina en Tomares, con el objetivo de afianzar su presencia en la provincia de Sevilla....
Varios miembros del Club Senior de Extremadura colaboran con el programa de la Universidad de Extremadura ‘Mentoring UEX’, cuyo objetivo...
La Institución Ferial de Extremadura Feval ha acogido la trigésimo sexta edición de Agroexpo, que ha venido marcada por la...
Estamos cada vez más acostumbrados a recibir ingente cantidad de información, debido al ritmo de vida actual que nos obliga...
La Fundación Caja Extremadura ha entregado los premios de la tercera edición del Programa Sámara Emprende a las empresas extremeñas...
La Asociación Extremeña de la Empresa Familiar afronta 2024 con los objetivos de “seguir creciendo y continuar defendiendo y poniendo...

LO MÁS LEÍDO