Logo revista Grada
Buscar

Las poblaciones de aves descienden de manera generalizada debido al cambio climático

Las poblaciones de aves descienden de manera generalizada debido al cambio climático
Foto: Cedida
Léeme en 4 minutos

Un estudio de un centenar de científicos de más de 100 centros de investigación de todo el mundo, entre los que se encuentra la Universidad de Extremadura, ha demostrado que el calentamiento global afecta al éxito de la reproducción de las aves, principalmente en aves de gran tamaño y migradoras.

El metaanálisis, publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, muestra un descenso general en el número de pollos en más de la mitad de las poblaciones de aves estudiadas, según se desprende de los datos analizados entre 1970 y 2019 en todos los continentes. Sin embargo, la respuesta de las diferentes especies de aves al aumento de temperaturas tiene matices, porque ese descenso es más acusado en las especies migratorias y en las de mayor tamaño, mientras que en algunas especies sedentarias más pequeñas el número de crías ha aumentado, como ha sido el caso del herrerillo y el carbonero.

Existe evidencia científica de que el cambio climático global ha modificado el calendario de reproducción de aves, pero esta es la primera vez que se analiza su impacto en el número de pollos criados. En concreto, se han estudiado más de 200 poblaciones de 104 especies de aves.

“Analizamos el número de crías en cada reproducción porque es un indicativo del éxito reproductor y, además, podemos inferir a partir de ahí qué puede ocurrir con la población”, explica el investigador Alfonso Marzal, uno de los autores de este estudio junto con Florentino de Lope, ambos catedráticos de la Universidad de Extremadura. “El tamaño de una población de aves va a depender de manera directa del número de pollos que esa población sea capaz de sacar adelante llegando a individuos adultos”, añade.

Las aves actúan como especies centinela, porque comparten su ecosistema con el ser humano y pueden alertar de riesgos para la salud global. “Nuestro trabajo se enmarca en la estrategia ‘One Health’, es decir, una salud y un mundo. Estudiamos las especies que viven con nosotros en nuestras ciudades, nuestros parques, nuestros bosques, porque si algo está pasando con ellas también nos afecta a nosotros, es un indicador de lo que está sucediendo en nuestro mundo”, subraya Alfonso Marzal.

Tras comprobar estos datos los investigadores se preguntan sobre la disminución del éxito reproductor ante el aumento de temperaturas. “¿Es consecuencia de un proceso en la fisiología de los animales, se debe al aumento de parásitos, a un sistema inmune más débil? Tenemos que investigar qué mecanismos, qué fisiología, qué ruta metabólica está siendo afectada para que se produzca este descenso”, afirma Alfonso Marzal.

Las especies más afectadas son las aves de gran tamaño y las migradoras. Por un lado, las especies de gran tamaño tardan más tiempo en responder a los cambios climáticos o ambientales que se producen en su entorno, debido a que tienen, en general, menor fecundidad. Mientras que una especie de pequeño tamaño pone cuatro o cinco huevos, una de gran tamaño pone uno o dos huevos; el pollo, además, necesita más tiempo hasta alcanzar la madurez y poder reproducirse, frente a otras especies pequeñas que pueden criar al cabo de pocos meses.

En este sentido, Alfonso Marzal matiza que “la menor fecundidad y el mayor tiempo hasta alcanzar la madurez hacen que el tiempo de generación sea más largo de dos o tres años, es decir, desde que nace un pollo hasta que se pasa a la siguiente generación. En las especies de pequeño tamaño ya hay un tiempo de generación en un año o un poco más”.

Por otro lado, en el caso de las especies migradoras, los investigadores apuntan a una descoordinación de fenologías como causa posible del descenso en el número de pollos, porque estas aves pasan el invierno en una zona del mundo y la época reproductora en otra diferente. Esa descoordinación de fenología puede producirse si ante un aumento de temperatura, por ejemplo, en África, una población inicia la migración y cuando llega a España o a Europa se encuentra que las condiciones siguen siendo de frío y no son las idóneas. O si una especie migradora prolonga su estancia en África si no hay un aumento de temperatura tan importante y, cuando llega a Europa, encuentra que las mejores condiciones ambientales se habían adelantado por un aumento de temperatura. Esa descoordinación de dos o tres semanas puede conllevar una reducción de alimento disponible para los pollos.

En cambio, las especies sedentarias tienden a aumentar su reproducción porque, en general, tienen más de una puesta al año, y hacen coincidir su época reproductora con los meses de buen tiempo y vegetación abundante.

Referencia bibliográfica: ‘The effect of climate change on avian offspring production: A global meta-analysis’. Proceedings of the National Academy of Sciences. Vol. 120 | No. 19 May 9, 2023 https://doi.org/10.1073/pnas.2208389120

ENTRADAS RELACIONADAS

#15AñosConectando El jueves 13 de junio de 2024 se entregará la décimo quinta edición de los Premios Grada, con su...
El alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, y el presidente de la Unión de cooperativas de trabajo asociado de Extremadura...
En torno a 200 mujeres ejecutivas y directivas se han implicado en el proyecto WITH en Extremadura con el objetivo...
La Confederación Regional Empresarial Extremeña (Creex) y el Ministerio de Defensa han suscrito un acuerdo con el objetivo de promover...
La provincia de Badajoz se incorpora a la segunda edición de Ineco RuralTIC, el programa de digitalización del mundo rural...
Caja Rural de Extremadura ha suscrito un convenio de colaboración con la Asociación nacional de criadores de cerdo ibérico (Aeceriber)...

LO MÁS LEÍDO