Logo revista Grada
Buscar

Los nombres de nuestros antepasados: Amoena. Grada 140. Arqueología

Los nombres de nuestros antepasados: Amoena. Grada 140. Arqueología
Foto: Museo Provincial de Salamanca
Léeme en 2 minutos

Julio Esteban Ortega

En las inscripciones romanas del occidente peninsular época imperial hay un nombre de mujer que se repite con asiduidad: Amoena. ‘Amoenus-a’ es un cognombre romano sobradamente conocido y muy extendido en ambientes romanizados. Pero en las regiones más occidentales de Iberia parece ser que también existió un homónimo indígena, a juzgar por la reiteración de este nombre en un contexto claramente local. Es curioso además que, en la versión indígena, solo se conoce el femenino y permanece ausente el masculino; pero no sabemos si esta ausencia se debe a que aún no se ha documentado ningún caso o si la causa es que, efectivamente, se trata de un nombre exclusivo de mujer.

Los testimonios epigráficos de Amoena son generosos en las regiones occidentales comprendidas entre el Duero y el Tajo, aunque no faltan casos en zonas limítrofes. En la provincia de Cáceres se conoce más de una decena de casos, que se distribuyen por los territorios controlados por los antiguos núcleos urbanos de ‘Norba Caesarina’ (Cáceres), ‘Turgalium’ (Trujillo), ‘Capera’ (Oliva de Plasencia) y ‘Caurium’ (Coria). Solamente el área controlada por el municipio romano de ‘Augustobriga’ (Bohonal de Ibor), carece de representación epigráfica de este antropónimo. Este nombre aparece también con la variante Amoenea, que se documenta en una inscripción procedente de la localidad cacereña de Coria.

La aparición de nombres romanos homónimos de otros existentes entre las poblaciones indígenas del occidente hispano no es rara, fruto de la pertenencia a un tronco común de las lenguas indoeuropeas de ambas penínsulas, la Ibérica y la Itálica. Y cuando quedan reflejados en las inscripciones, generalmente de carácter funerario o votivo, no siempre estamos en condiciones de saber si corresponde a un cognomen romano o a un antropónimo local, ya que no resulta rara la proliferación de epígrafes con onomástica mixta.

En esta inscripción grabada en una placa de granito procedente de Villamiel, y cuya fotografía ha sido cedida amablemente por el Museo Provincial de Salamanca, se homenajea a Camira, hija de Cilón, y a su madre Amoena, hija de Antubelo. La relación de nombres que aparecen en esta plaquita es claramente indígena; pero entre ellos hay uno que destaca, Cilón, el padre de Camira, que porta un antropónimo de procedencia griega. Los nombres griegos generalmente aparecen entre individuos de condición servil, es decir, de esclavos y libertos.

ENTRADAS RELACIONADAS

Anuncia Maján Son las siete de una tarde de junio de 2024. Suenan de fondo ‘The Beatles’, siempre una buena...
La Confederación Regional Empresarial Extremeña (Creex) ha firmado un convenio con CaixaBank Dualiza para promover iniciativas conjuntas que impulsen y...
La asamblea general del Clúster de la Energía de Extremadura ha congregado en el Parque Científico y Tecnológico de Extremadura...
Las tres Lanzaderas de Empleo de Extremadura, promovidas por la Junta de Extremadura a través del Sexpe y gestionadas por...
La Sede Financiera de Cajalmendralejo ha acogido la duodécima edición de la Jornada Jurídica de ‘La Roja’, organizada por la...
El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, y el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi,...

LO MÁS LEÍDO