Logo revista Grada
Buscar

Montehermoso y su patrimonio. Félix Pinero

Montehermoso y su patrimonio. Félix Pinero
Foto cedida
Léeme en 5 minutos

Cuatro autores han unido sus esfuerzos para compendiar en una obra el rico patrimonio etnográfico, arqueológico y religioso de Montehermoso, una localidad cacereña más conocida por sus ricos trajes femeninos y sus gorras tradicionales.

Perteneciente a la comarca de Plasencia, su término tiene una extensión de 95 kilómetros cuadrados y se sitúa entre el río Alagón y el embalse del Borbollón. En la actualidad se dedica al sector agrario, con escasa relevancia en la industria. El municipio fue fundado como aldea del señorío de Galisteo en el siglo XIII y, con el tiempo, llegó a tener más población que aquella.

Destacan los cultivos de regadío, como el maíz, pimiento, tabaco y tomate. En cuanto a la ganadería, existen explotaciones extensivas de ganado ovino y vacuno y algunas granjas de aves. En el sector secundario, destaca la cooperativa Acenorca, dedicada a procesar y envasar aceituna de mesa. La construcción y la artesanía tienen una actividad importante en el municipio. En 2013 había 48 empresas de industria y 61 de construcción.

Respecto al patrimonio arqueológico, los restos más abundantes que nos han llegado corresponden al Neolítico. De los monumentos megalíticos, se han hallado dólmenes en la dehesa boyal del siglo IV a. de C. Hay tres principales: el Gran Dolmen, el Dolmen de la Gran Encina y el Dolmen del Tremal o Tremedal. En 1968 se descubrió un verraco ibérico de piedra en un huerto de Montehermoso que había sido aprovechado como losa sepulcral para un niño de 2 años. En la salida a Aceituna, hay un complejo santuario pétreo, que tiene una resbaladera, un altar de sacrificios tallado en la roca, que forma parte de la fiesta llamada ‘vaca-mozas’, que se celebra el 24 de agosto.

Del patrimonio artístico-religioso sobresale la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, que es el edificio patrimonial más importante de la localidad. Se terminó de construir entre los años 1546 y 1569, fecha en la que fue señor de Galisteo don Pedro Manrique de Lara y Luna.

Las ermitas forman parte del patrimonio de la localidad: la ermita de san Bartolomé y san Blas, obra del siglo XVII; la ermita de san Sebastián, situada al oeste de la localidad, construida en 1742; la ermita de san Antonio, construida en el XVIII, situada al norte del municipio; la ermita del Cristo de los Remedios, en la calle Real, cerca de la carretera de Plasencia: la ermita de san Cristóbal, situada en la carretera de Aceituna, es la más nueva y pequeña del pueblo, construida a finales del XX; la ermita de Nuestra Señora de Valdefuentes, de la segunda mitad del siglo XV, está situada en el vado del Carrascalejo. Finalmente, La Atalaya, situada en una finca privada próxima al río Alagón, junto a la carretera a Montehermoso.

En el patrimonio etnográfico y tradiciones populares, es preciso subrayar las célebres gorras típicas de vivos colores y adornadas con espejos que lucen las mujeres durante sus fiestas. También durante el mes de febrero tiene lugar la tradicional danza de los negritos, declarada de Interés Turístico Regional.

Asimismo, hay que destacar la intensa actividad artesanal de la que ha hecho gala el municipio. El arte de la campana le ha dado justa fama. Otras familias han vivido durante años de actividades artesanales relacionadas con la agricultura y la vida animal, como los alabarderos y esparteros, alfareros, sombrereros, herradores y la famosa artesanía textil (tejedores), que tejían el lino para hacer el lienzo.

Montehermoso se ha convertido hoy en un notable centro de turismo rural. Su nombre está asociado con uno de los elementos del traje regional, el sombrero de paja o gorra de Montehermoso, que marca el estado civil de las mujeres. La gorra ha adquirido la categoría de distintivo de la cultura tradicional extremeña. La fiesta de las Candelas y san Blas se celebra durante dos días, La Velá y la fiesta del santo. La romería de la Virgen de Valdefuentes, patrona de la localidad, tiene lugar dos semanas después del Domingo de Resurrección.

Durante las fiestas de san Bartolomé, el 24 de agosto, se celebra la fiesta de la llamada “vaca-mozas”, en el que las mujeres del pueblo, con la capitana y alabarderas, se dirigen a casa del alcalde a pedirle el toro, que primero torean las mozas y después, sus novios. En septiembre tienen lugar las ferias en honor de la Virgen de Valdefuentes situada en las vegas del Alagón, cuya copia se traslada desde la ermita hasta la parroquia, en una procesión que dura dos horas.

La gorra de Montehermoso no aparece hasta 1888. Si hay un traje que llame poderosamente la atención es el traje de mujer de Montehermoso, por su refajo y su pintoresca gorra. El traje femenino de Montehermoso, o su peculiar gorra, se ha decantado como el modelo más conocido de la indumentaria tradicional extremeña y es una obligada referencia icónica de la región.

Las fotografías más antiguas conocidas del traje de Montehermoso fueron realizadas por Luis Tarszenski, fotógrafo de cámara de la reina Isabel II, entre 1867 y 1871. El 8 de noviembre de 1888 aparece la primera representación de la gorra de Montehermoso en una publicación de La Ilustración Española y Americana, simbolizada en un grabado de Juan Comba. El 18 de abril de 1925, en la Exposición del Traje Regional Español, celebrada en el Palacio de Bibliotecas y Museos de Madrid, se expuso un traje de montehermoseña con gorra. En el cuadro de Juan Caldera ‘Un mercado en Plasencia’ (1926) aparecen modelos montehermoseños ataviados con el traje y la gorra típicos.

En la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929 se expusieron trajes y artesanía de la localidad. Durante la visita de Eva Duarte Perón a España, en 1947, se le hizo entrega de trajes típicos españoles. En la Exposición Universal de Sevilla en 1992 se expuso un traje tradicional de Montehermoso. Máxima Hernández García tenía 50 años cuando fue inmortalizada por Ruth Matilda Anderson (fotógrafa norteamericana). Esta legendaria gorrera nació el 8 de enero de 1878, hija de Ana García Ruano, la creadora de la gorra de Montehermoso, tal y como la conocemos actualmente.

Félix Pinero.

ENTRADAS RELACIONADAS

No resulta baladí un simple cambio de palabras en la Constitución. Las palabras nacen a veces del pueblo o son...
La Comisión Europea adoptó el pasado mes de septiembre una propuesta legislativa que aspira a facilitar el derecho europeo a...
“Es la sociedad la que decide cómo evoluciona su lengua y no las instituciones. Son los hablantes quienes deciden cómo...
El interés natural del término de Almoharín (Cáceres) en cuanto a vegetación y fauna es notable: encinas, alcornoques, jaras, romero,...
Ciudades y pueblos de la región se unieron el mes pasado en la Marcha Rosa, que llenaba a mediados de...
La exclusión es múltiple y la invisibilidad, su consecuencia. El físico es una discriminación invisible, más en las mujeres que...

LO MÁS LEÍDO