Logo revista Grada
Buscar

Observatorio de la sostenibilidad y la accesibilidad de la vivienda en Extremadura. Fundación Primera Fila. Grada 174

Observatorio de la sostenibilidad y la accesibilidad de la vivienda en Extremadura. Fundación Primera Fila. Grada 174
Léeme en 4 minutos

La Fundación Primera Fila, creada en 2009 y presidida por José Antonio Lagar, tiene como misión trabajar en favor de los colectivos en riesgo de exclusión de Extremadura; en concreto, persigue la inclusión, la accesibilidad y la mejora de la calidad de vida de colectivos como las personas mayores o las personas con discapacidad.

El objetivo de la Fundación Primera Fila al formar parte del Observatorio de la sostenibilidad y la accesibilidad de la vivienda es representar a las personas con movilidad reducida y a las personas con discapacidad, pero también a las personas mayores, a las embarazadas, o a los padres que usan carritos de bebé, en la búsqueda de soluciones modernas que permitan una mejor accesibilidad para todas las personas.

Si el trabajo institucional en favor de la accesibilidad es relativamente reciente, también lo es la investigación sobre los elementos que la componen, o sobre las consecuencias de su inexistencia para la población con dificultades sensoriales, del conocimiento o de movilidad.

En el último cuarto del siglo XX se han escrito múltiples manuales sobre aquello que es preciso tener en cuenta para diseñar un mundo sin barreras. En cambio, apenas existen trabajos que describan o investiguen el mundo que realmente habitamos y sus barreras: las características de estas, su génesis, su cantidad o los factores que las originan y que las hacen persistir. Consideramos que este tipo de trabajos son tan necesarios como aquellos si hemos de cambiar las cosas, si pretendemos conseguir un entorno más accesible por medio de la acción coordinada y planificada.

La insuficiente accesibilidad en el interior de los edificios y en sus accesos puede suponer una de las principales causas de discriminación hacia las personas con discapacidad, al verse privadas de utilizar los recursos básicos de la comunidad, comenzando por la escasez de viviendas adaptadas o con posibilidades de adaptabilidad, y continuando por los servicios de uso público de todo tipo.

Las llamadas ‘barreras arquitectónicas’ limitan la actividad de las personas con movilidad reducida, ya sea por una deficiencia física o por las limitaciones en la actividad que impone una edad avanzada.

El trabajo de la Fundación Primera Fila, en colaboración con empresas como Cívitas, y en el seno del Observatorio, será realizar un asesoramiento real y efectivo que permita un tipo de construcción accesible y realmente útil para todas las personas, ahorrando costes y ofreciendo soluciones a medida.

La idea fundamental es la necesidad de diseñar estos espacios interiores pensando en todas las personas y no en un usuario medio que resulta irreal en la práctica. El rápido envejecimiento de la población en España y otras causas hacen que solo el 2% de la población responda positivamente a cuatro de las 10 dimensiones importantes del patrón medio del ser humano. Resulta, por tanto, necesario modificar la creencia general de que existe ese usuario con capacidades medias para el cual se diseña habitualmente el entorno.

Por otro lado, la mitad de la población del mundo vive ya en ciudades, por lo que las nuevas construcciones deben contemplar la dotación necesaria para facilitar la habitabilidad de todas las personas.

Durante el siglo pasado, con la explosión urbana, muchos aspectos quedaron relegados, como el medioambiental; debemos aprovechar el siglo XXI para dar el protagonismo de las nuevas ciudades a las personas, independientemente de su sexo, raza, edad o capacidad. Además, gracias a la ciencia y a los avances tecnológicos las expectativas de vida aumentan, y con ello se incrementa también el porcentaje de personas mayores y el colectivo de personas con movilidad reducida.

La promoción universal de la accesibilidad y la supresión de barreras arquitectónicas no son necesarias solamente para las personas con discapacidad; también son una ventaja para todos los ciudadanos, y además es rentable económicamente para los constructores.

En este contexto, en casas adaptadas para mejorar las condiciones de accesibilidad y habitabilidad de personas con necesidades especiales la domótica se aplica como una cuestión funcional, como una necesidad, no como un artículo de lujo, y podría adaptarse a las necesidades de cada familia, permitiendo su manejo, por ejemplo, por personas ciegas, sordas o con graves problemas de movilidad.

Por último, defendemos la ‘accesibilidad desapercibida’, que aspira a simplificar la vida de todos los ciudadanos, sin tener en cuenta edades, tallas o capacidades, haciendo que los productos, las comunicaciones y el entorno sean más útiles para el mayor número posible de personas, con un coste adicional bajo o nulo, y un diseño habitual, normalizado, y si es posible bello, que no choque con el entorno.

ENTRADAS RELACIONADAS

#15AñosConectando El jueves 13 de junio de 2024 se entregará la décimo quinta edición de los Premios Grada, con su...
La sede institucional de Cajalmendralejo ha acogido la firma de la renovación del convenio de colaboración de la entidad con...
La llegada de Fundación CB al Casco Antiguo de Badajoz tenía como objetivo ofrecer un impulso al barrio, especialmente en...
El instituto San José de Badajoz ha acogido el acto de cierre de este curso del proyecto ‘Impulsa: creando oportunidades...
La Mutua Fraternidad-Muprespa ha entregado la décima edición de los premios Escolástico Zaldívar, dedicados a la promoción de la seguridad...
Alfonso Gallardo, planta siderometalúrgica que pertenece a CL Grupo Industrial, ha recibido una triple certificación por parte de Aenor, entidad...

LO MÁS LEÍDO