Logo revista Grada
Buscar

Registros para un cambio de ciclo en ‘Cáceres Abierto’. Grada 169. Lanzarte

Registros para un cambio de ciclo en ‘Cáceres Abierto’. Grada 169. Lanzarte
Jorge Díez, Julio Vázquez, Ana Jiménez y María Jesús Romero, en la presentación de los registros de ‘Cáceres Abierto 2021’ en el Museo Helga de Alvear. Foto: Cedida
Léeme en 6 minutos

Desde sus inicios ‘Cáceres Abierto’, programa de arte y cultura contemporánea de la Consejería de Cultura, optó por una periodicidad bienal para su desarrollo, celebrando una edición cada dos años.

Una decisión que responde a la necesidad de dedicar el año intermedio a trabajar en tres dimensiones sucesivas, fundamentales para su correcta evolución. En primer lugar, la ordenación de registros que cumplan con la responsabilidad de archivo a partir de la cual, en segundo lugar, extraer, publicar y mostrar conclusiones a nivel institucional y público para, en última instancia, legitimar el desarrollo de la siguiente edición, cuyos trabajos comienzan a partir de entonces.

De esta manera, durante los últimos meses se ha venido trabajando en la recolección, organización y diseño de los diferentes registros resultantes de la pasada edición, teniendo en cuenta, además, la importancia que se le ha dado al concepto de archivo en esta ocasión en particular.

Catálogo de ‘Cáceres Abierto 2021’, Foto: Cedida
Catálogo de ‘Cáceres Abierto 2021’, Foto: Cedida

Una documentación cuyo primer destino fue la comisión asesora de ‘Cáceres Abierto’, un grupo de trabajo permanente formado por las instituciones implicadas junto a los principales museos regionales, que se reunió el mes pasado para analizar la labor desarrollada hasta entonces a través de sus archivos y certificar, a la postre, la continuidad del equipo curatorial.

Una decisión que se hace pública el 21 de junio, cuando se cumplía un año exacto de la clausura de ‘Cáceres Abierto’ en su última edición.

Aprovechando la efeméride se llevó a cabo en el Museo Helga de Alvear la presentación a la ciudadanía de estos registros, incluyendo el catálogo general que recoge el total de actividades, los cuadernos de relatogramas ‘Notas al pie y a mano’, desarrollado por Carla Boserman en colaboración con alumnos y profesorado del instituto Al-Qázeres y, por último, el estreno del cortometraje documental ‘Cuestionar lo incuestionable’, dirigido por Silvia Venegas y Juan A. Moreno bajo la producción de Making DOC.

Elementos todos que invitan a sacar conclusiones a todas las partes implicadas (instituciones, artistas y ciudadanía), con la distancia suficiente de lo ocurrido durante aquellas siete semanas de la primavera extremeña.

En este sentido, tres ediciones y cinco años mediante, parece que la alargada sombra de la feria de arte contemporáneo, impermeable aunque habitual en la región años atrás, comienza a desvanecerse en favor de espacios propicios para el desarrollo de proyectos de arte público reconocibles por el territorio y su audiencia.

‘Notas al pie y a mano’. Cuadernos de Carla Boserman con la colaboración del instituto Al-Qázeres. Foto: Cedida
‘Notas al pie y a mano’. Cuadernos de Carla Boserman con la colaboración del instituto Al-Qázeres. Foto: Cedida

Decía Isidoro Valcárcel Medina en una entrevista concedida recientemente que “al pobre espectador se le dan muy pocas opciones: entre, mire y quédese con la boca abierta”.1

Entender al público como agente pasivo es un error común que nos lleva a convertir la cultura en un mero objeto de consumo, obviando sus valores fundamentales como elemento transformador y generador de pensamiento crítico.

Concluía el maestro que “al público hay que colocarle en un territorio expresivo sin que se entere, en una situación poco manida que le obligue a pensar”. Una confluencia entre obra y espectador, transportable al encuentro entre artista y ciudadanía que facilite esos terrenos para la reacción durante los procesos de arte público.

Así, los primeros días de apertura quedaron marcados por los procesos de reacción de la ciudadanía, algunos presupuestos y otros inesperados, perfectamente factibles en los desarrollos del arte público, aunque tildados como polémica por determinados grupos que confundieron activismo con amarillismo.

Como “arte que se preocupa, desafía, implica y tiene en cuenta la opinión del público”2 algunas intervenciones hicieron aflorar conflictos y debates propios entre ciudadanía e instituciones y, aunque en ocasiones ajenos a los contenidos de las obras en cuestión, sanos al fin y al cabo, siempre y cuando no conllevase el uso interesado, sesgado o partidista de la creación artística.

‘Cuestionar lo incuestionable’. Cortometraje documental
‘Cuestionar lo incuestionable’. Cortometraje documental

En cualquier caso, un comienzo que mostraba ya la capacidad de estas piezas y sus artistas para propiciar aquellas “situaciones poco manidas que les obligue a pensar”3, desde la libre expresión, sacando a la luz debates alojados e incluso velados, de la esfera pública cacereña.

Durante los dos meses que van de finales de abril a finales de junio, las diez intervenciones especificas más los dos procesos de registro alternativos estuvieron conviviendo con la ciudad y sus habitantes hasta el punto de fundirse con el imaginario urbano de Cáceres, pasando de lo convulso de los primeros días a la casi total integración semanas después.

Un indicador de que las piezas de arte público acaban perdiendo efecto y, por tanto, su utilidad en el contexto de ‘Cáceres Abierto’. Lo que nos conduce inevitablemente al carácter efímero de esta programación y, por tanto, al compromiso de devolver los espacios intervenidos a su estado inicial obligando a prestar especial cuidado a su documentación.

Claire Bishop, una de las principales teóricas del arte participativo, reflexiona en uno de sus manuales acerca del registro de estas formas de arte al afirmar que “los análisis visuales resultan insuficientes cuando se confrontan con el material documental que se nos da, para comprender varias de estas prácticas […]. Raramente nos proporcionan más que una evidencia fragmentaria, y no comunican cosa alguna de la dinámica afectiva que impulsa a los artistas a realizar estos proyectos y a la gente que participa en ellos”.4

Conscientes de la importancia del ejercicio de archivo para este tipo de programas de esencia efímera, esta edición ha prestado especial interés a las diferentes formas de documentación, también como elementos de reconstrucción de la realidad (temática transversal de la programación) hasta el punto de invitar a la reformulación de sus formatos.

Ana H del Amo, Jesús Vázquez, Carla Boserman, María Jesús Romero, Ana Jiménez, Jorge Díez, Jose Antonio Salgado, Julio Vázquez y Tete Alejandre, a la salida del evento ‘Registrar lo efímero’ en el Museo Helga de Alvear. Foto: Cedida
Ana H del Amo, Jesús Vázquez, Carla Boserman, María Jesús Romero, Ana Jiménez, Jorge Díez, Jose Antonio Salgado, Julio Vázquez y Tete Alejandre, a la salida del evento ‘Registrar lo efímero’ en el Museo Helga de Alvear. Foto: Cedida

De esta manera, liderados por la publicación del catálogo y al amparo de las distintas actividades programadas, han surgido vídeos, streamings, programas de televisión, fanzines, cuadernos de relatogramas, periódicos y hasta un corto documental, que buscan dar salida a la situación expuesta por Bishop conforme a la efimeridad de estos desarrollos artísticos, de tal forma que al final del catálogo se reúnen los accesos online mediante códigos Bidi a toda la documentación generada, en formato digital.

Todo ello para cumplir con una responsabilidad de archivo, propia de estos desarrollos efímeros y que, en última instancia, permita desarrollar una nueva edición en 2023, con la mochila vaciada en estos documentos de distribución gratuita, en poder ahora del dominio público.

Catálogo de Cáceres Abierto 2021


1 Valcárcel Medina, I. (18 de marzo de 2021). Entrevista con Luisa Espino en ‘El Cultural’
2 Lippard, L. R. ‘Mirando alrededor: dónde estamos y dónde podríamos estar’, en ‘Modos de hacer: Arte crítico, esfera pública y acción directa’. Salamanca: Universidad, 2001, p. 61
3 En relación a la cita reseñada en la nota al pie 1: Valcárcel Medina, I. (18 de marzo de 2021). Entrevista con Luisa Espino en ‘El Cultural’
4 Bishop, C. ‘Infiernos artificiales. Arte participativo y políticas de la espectaduría’. Ed. Taller de Ediciones Económicas, 2016, p. 18

ENTRADAS RELACIONADAS

Banca Pueyo ha inaugurado una oficina en Tomares, con el objetivo de afianzar su presencia en la provincia de Sevilla....
Varios miembros del Club Senior de Extremadura colaboran con el programa de la Universidad de Extremadura ‘Mentoring UEX’, cuyo objetivo...
La Institución Ferial de Extremadura Feval ha acogido la trigésimo sexta edición de Agroexpo, que ha venido marcada por la...
La Fundación Caja Extremadura ha entregado los premios de la tercera edición del Programa Sámara Emprende a las empresas extremeñas...
La Asociación Extremeña de la Empresa Familiar afronta 2024 con los objetivos de “seguir creciendo y continuar defendiendo y poniendo...
Las principales organizaciones y entidades del sector ganadero de la región han celebrado su encuentro anual, auspiciado por Caja Rural...

LO MÁS LEÍDO