Logo revista Grada
Buscar

Siempre en mi corazón. Grada 171. Julia Cortés Palma

Siempre en mi corazón. Grada 171. Julia Cortés Palma
Foto: Julia Cortés Palma
Léeme en 3 minutos

Esta es la historia de un matrimonio joven y su pequeño hijo. Da igual el lugar donde vivan, la vida es prácticamente igual en cualquier sitio.

Ella trabaja como contable en una empresa de muebles. Él es un jefe exitoso y concienzudo de una sucursal en una planta de fabricación de polietileno y poliuretano. Tienen un hijo, al que adoran, que va feliz a la escuela.

Y así, jornada tras jornada, semana tras semana, la vida sigue su curso. Todo el día en el trabajo.

Cuando llegan a casa, por la noche, prestan atención a su hijo, hacen la tarea con él y escuchan cómo le fue el día. Saben que es muy importante para él. Ella prepara la cena y comen juntos. No hay tiempo para más. El niño se duerme enseguida, ellos aguantan un poco más, pero no mucho. No hay tiempo para uno mismo. Ya en la cama, cuando cierran los ojos, se dan cuenta de que el despertador volverá a sonar a la mañana siguiente para ir a trabajar.

Parece que viven anclados en la rutina, pero de vez en cuando, los fines de semana o festivos, reciben el apoyo de padres, abuelos y tíos. Cada uno de ellos trae un poco de alegría y positividad a sus vidas. Escuchan y dan consejos alrededor de una cálida y sincera conversación mientras toman una deliciosa taza de té y un trozo de pastel. Llegan los suaves abrazos de mamá y la amable sonrisa de papá. También reciben con alegría la compañía de algunos buenos amigos, que no son todos, porque el verdadero amigo no es el que comparte problemas contigo sino el que no se ahoga de envidia cuando eres feliz.

Hay momentos brillantes, como cuando disfrutas al aire libre con familiares y amigos en algún viaje, o en esas conversaciones divertidas entre amigos, o las caminatas en hermosos parques de la ciudad, o las vacaciones con la familia en el mar.

Y, de pronto, llega un día en el que te quedas dormido, como siempre, para levantarte e ir a trabajar, como siempre, pero te despiertas a las cinco de la madrugada porque tu cama tiembla. Sales al balcón y ves llamas cerca de tu casa, el fuego consume todo lo que encuentra y hay humo por todas partes. Entonces comprendes que ha empezado la guerra en Ucrania. Me cuesta entender que en pleno sigo XXI suceda algo así.

Hasta aquí las palabras de Katerina sobre su vida en Járkov con su marido, Maxim, y su hijo, Alexander.

Ella y su hijo vivieron en nuestra casita de campo del 14 de abril al 30 de julio. Tres meses y medio no es mucho tiempo, pero fue muy intenso.

Antes de marchar se tatuó entre las clavículas ‘Siempre en mi corazón’. Yo no lo tengo escrito, pero los llevo en el mío.

Al principio sufrí una especie de decepción, hasta que me di cuenta de que echaban de menos su país, familia y amigos. Se fueron, creo, convencidos de que estaba cerca el fin del conflicto.

¿Y ahora, qué? ¿Cómo es posible que estemos barajando la posibilidad de que algún enfermo decida utilizar armamento nuclear?

Los expertos afirman que la amenaza es mínima, que Putin solo desea disuadir al resto del mundo para que no apoye a Ucrania.

¿Qué podemos hacer? Solo se me ocurre actuar como el colibrí. ¿No conoces la fábula? En el bosque se desató un virulento incendio. Todos los animales huían del fuego, todos menos el colibrí. El pájaro volaba muy deprisa hasta el lago, sumergía su pico, lo llenaba de agua y la echaba al fuego. Así una y otra vez. El león, que llevaba un rato observándole, dijo burlonamente:
– ¿Qué pasa, colibrí, piensas apagar el fuego tú solito?

El colibrí, muy serio, respondió:
– No, yo sé que no puedo apagarlo solo. Sencillamente, hago mi parte.

ENTRADAS RELACIONADAS

#15AñosConectando El jueves 13 de junio de 2024 se entregará la décimo quinta edición de los Premios Grada, con su...
La sede institucional de Cajalmendralejo ha acogido la firma de la renovación del convenio de colaboración de la entidad con...
La llegada de Fundación CB al Casco Antiguo de Badajoz tenía como objetivo ofrecer un impulso al barrio, especialmente en...
El instituto San José de Badajoz ha acogido el acto de cierre de este curso del proyecto ‘Impulsa: creando oportunidades...
La Mutua Fraternidad-Muprespa ha entregado la décima edición de los premios Escolástico Zaldívar, dedicados a la promoción de la seguridad...
Alfonso Gallardo, planta siderometalúrgica que pertenece a CL Grupo Industrial, ha recibido una triple certificación por parte de Aenor, entidad...

LO MÁS LEÍDO