Logo revista Grada
Buscar

‘¡Torero! Los toros en el cine’. Grada 171. José María Sotomayor

‘¡Torero! Los toros en el cine’. Grada 171. José María Sotomayor
Léeme en 3 minutos

Son bastantes los libros dedicados al cine y la Fiesta Nacional. El último editado en España, ‘El cine taurino español: una historia cultural’, del que es autora Silvia Caramella, es un ensayo excelente. Después, no hace mucho, escribo de memoria, han entrado en mi biblioteca dos ejemplares notables editados en Francia. Y de México llegaron tres volúmenes de indudable calidad, con el patrocinio del recordado Marco Antonio Ramírez. Pero para aprender, recordar y disfrutar, al mismo tiempo, prefiero el que da título a esta colaboración.

La llegada del cinematógrafo a España y a otros países como México estuvo muy ligada a la fiesta de los toros. El cine es misterio, el cine es asombro, el cine es sorpresa, el cine es movimiento y más tarde también fue color. El misterio, el asombro, la sorpresa, el movimiento y el color de la tauromaquia lo capta el cine, y Muriel Feiner nos lo cuenta de manera rigurosa, cierta y amena. Sin darnos cuenta en la introducción de cada capítulo nos devuelve a unos años que para ninguno volverán. Y no sabemos en algunos momentos si nos está recreando lo que vimos en los cines o lo que sentimos y vivimos en las plazas. Lo mezcla todo y el resultado es una visita guiada al pasado y el presente del cine de toros en todas sus facetas.

Con acierto subtitula su trabajo con ‘Los toros en el cine’, reivindicando, no sin razón, que tauromaquia y cinematografía son dos artes complementarias, aunque una con más de dos siglos a sus espaldas y otra que acaba de cumplir sus primeros cien años. Admitiendo como cierta su aseveración de que se han realizado pocas buenas películas de toros (algo que compartimos) quizás como consecuencia de la gran dependencia del dinero de esta industria, en este libro se da cuenta de las aproximadamente 500 películas de toros que en el tiempo han sido. Sus productores, directores, actrices, actores, toreros que encarnaron personajes de ficción o reales desfilan por las páginas de esta publicación que, una vez comenzada su lectura, no puede dejarse hasta su final.

La división por capítulos, con un interesante primer paseíllo por la historia del cine mudo, nos hace pasar por diferentes décadas hasta llegar al siglo actual para reafirmarse que las imágenes conservadas de la tauromaquia, el arte más real y al mismo tiempo más efímero, son la única referencia a esos grandes momentos que no pudimos vivir o que tenemos presentes permanentemente en el recuerdo. Tiene también el cuidado trabajo de Muriel Feiner tres cualidades más muy destacables. La primera, la de contar con una abundante bibliografía. La segunda, la de traer a las páginas finales una cuidada filmografía con una ficha completísima de los títulos que en ella figuran. Y la tercera, algo que no debería faltar en ningún libro, un completo índice onomástico.

Es un trabajo para aprender, recordar y disfrutar, pues también el paseo por su abundante información gráfica lleva la imaginación a tiempos y hechos fijados en nuestra pequeña e íntima historia.

ENTRADAS RELACIONADAS

Banca Pueyo ha inaugurado una oficina en Tomares, con el objetivo de afianzar su presencia en la provincia de Sevilla....
Varios miembros del Club Senior de Extremadura colaboran con el programa de la Universidad de Extremadura ‘Mentoring UEX’, cuyo objetivo...
La Institución Ferial de Extremadura Feval ha acogido la trigésimo sexta edición de Agroexpo, que ha venido marcada por la...
La Fundación Caja Extremadura ha entregado los premios de la tercera edición del Programa Sámara Emprende a las empresas extremeñas...
La Asociación Extremeña de la Empresa Familiar afronta 2024 con los objetivos de “seguir creciendo y continuar defendiendo y poniendo...
Las principales organizaciones y entidades del sector ganadero de la región han celebrado su encuentro anual, auspiciado por Caja Rural...

LO MÁS LEÍDO