Logo revista Grada
Buscar

Desde la Torre Lucía: A vueltas con la división territorial de Extremadura. Grada 170. Paco Valverde

A vueltas con la división territorial de Extremadura. Grada 170. Paco Valverde
Torre Lucía. Foto: Cedida
Léeme en 4 minutos

Subo a la Torre Lucía después de más de dos meses de ausencia. Ese hueco del año lo ocupo con mi estancia en la desembocadura del autonómico Anas, estancia que precisamente el 15 de agosto ha cumplido 55 años, 1967-2022.

Y vuelvo a la Torre con la sensación rejuvenecida de haber vivido un verano como los de antes, los de mi infancia y adolescencia, porque he tenido que hacer ‘Tareas de vacaciones’. La vetusta Asociación Cultural Placentina Pedro de Trejo nos ha puesto a sus miembros un tema de reflexión y estudio como verdadera tarea de vacaciones de verano. Y aquí me tenéis, subido a la Torre, repasando mi trabajo antes de presentarlo.

Como no soy ningún entendido en la materia, ni tampoco investigador cualificado, lo primero que he hecho es acudir a la Wikipedia y preguntar por la historia de la división territorial de España, para ir entrando en cuestión. Y efectivamente, me he encontrado con documentados capítulos desde la etapa prerromana, romana, de los reinos bárbaros y musulmanes, la reconquista, el siglo XVI, intendencias de 1720, el siglo XIX, intentos de regionalización del siglo XIX, regionalización en la Segunda República, dictadura franquista, hasta el Estado de las Autonomías.

Yo no pretendía ni pretendo llegar a tanto, yo quería solamente llegar hasta la reforma territorial de 1833, llevada a cabo por Javier de Burgos, que es la que continúa en vigor en lo referente a las provincias extremeñas, dos, Badajoz y Cáceres.

Pero estas excursiones entre informaciones nos deparan algunas sorpresas que para algunos siempre son novedosas. Por ejemplo, encontrarme con un personaje, Tomas González Hernández (1780-1833), canónigo, catedrático, archivero y escritor, comisionado por el rey Fernando VII para reordenar el Archivo General de Simancas, tras el expolio de la ocupación francesa y al que se le debe que conozcamos el Censo de población de las provincias y partidos de la Corona de Castilla en el siglo XVI, única fuente para conocer la división territorial en tiempo de los Austrias. Y ¿por qué la sorpresa al encontrarme con este personaje? Porque fue canónigo de la catedral de Plasencia, y todo lo relacionado con mi ciudad me llama la atención.

Pero volvamos al tema que nos trae hoy aquí, las dos provincias extremeñas, Badajoz y Cáceres, que son las más extensas del mapa español y que en ocasiones han dado lugar a debates sobre si hubiera sido mejor repartir este extenso territorio en más provincias. Javier de Burgos, en 1833, sentenció lo que ya se apuntó en 1822 durante el Trienio Liberal por los técnicos Felipe Bauzá y José Agustín de Larramendi y que no llegó a entrar en vigor.

Como ‘adelantada serpiente de verano’, en la primera semana de junio, al leer en los titulares de prensa la noticia de una posible división de nuestro mapa autonómico en nueve comarcas, saltó la alarma al ver la cartografía de ese hipotético anteproyecto de Ley de Ordenación Territorial, elaborado, según se decía, por la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio.

Plasencia y su amplia e histórica zona de influencia quedaban mínimamente reducidas, lo que soliviantó el ánimo de los placentinos, que nos veíamos una vez más ninguneados. Claro que, días después, la propia Junta de Extremadura desmentía la existencia de ese anteproyecto.

Pero a nadie se le escapa que estas noticias siempre tienen algún calado, sobre todo si la temática tiene base argumentada en el propio Estatuto de Autonomía, que recoge en su artículo 2.2 la potestad para estructurar por ley la ordenación territorial de Extremadura.

Ante esto se decidió que abordáramos este tema en otoño, con rigor, aportando soluciones, no problemas. La ventaja que tenemos en estos momentos son los trabajos rigurosos y científicos que estos últimos años se han realizado por profesores universitarios, que nos facilitan un debate sereno y no meramente localista o comarcano.

El listado bibliográfico al respecto es amplio, pero yo me permito mencionar como interesantes ‘La organización territorial de Extremadura a lo largo de la historia’, de Daniel F. Gordo Rodríguez, de la UNED, con un capítulo final como ‘Conclusiones y propuestas de organización territorial para Extremadura’, muy oportuno; y el gran trabajo del profesor Antonio J. Campo Fernández, de la Universidad de Extremadura, ‘La ordenación territorial de la Extremadura del siglo XXI’.

Fin de mi ‘Tarea de vacaciones’.

ENTRADAS RELACIONADAS

Continúo el artículo del número anterior con otras bibliotecas dedicadas a la Historia, el Arte y la Literatura. Comenzaré con...
La Diputación de Badajoz ha publicado el libro ‘Rostros del pasado. José Gordillo y su legado’ basada en la exposición...
El auditorio al aire libre del campus de la Universidad de Extremadura en Badajoz ha acogido la jornada ‘Música para...
Olga María Ramos, hija de la inolvidable Olga Ramos, tiene el empeño personal de que el cuplé perdure en la...
Fundación La Caixa ha abierto la convocatoria de la décimo sexta edición de su Concurso de relatos escritos por personas...
La compañía holandesa Piano Classics (Brilliant Classics) presenta la transferencia a LP para melómanos coleccionistas de ‘Lamentate’, grabado en Badajoz...

LO MÁS LEÍDO