Logo revista Grada
Buscar

‘Bitta’, de Domenico Baccarini

‘Bitta’, de Domenico Baccarini
Creative Commons. Sailko
Léeme en 2 minutos

Domenico Baccarini fue esencialmente un artista plástico y de dibujo que sentía curiosidad por todas las técnicas. Además de abordar la pintura al óleo y al pastel probó la xilografía, el aguafuerte y la litografía.

De temperamento afectuoso y amable, supo reunir a su alrededor a un nutrido grupo de jóvenes, hombres de letras y hombres de cultura, en una especie de cenáculo, el llamado ‘Cenacolo Baccarini’.

En su juventud asistió a la Escuela de Artes y Oficios de Faenza, donde perfeccionó sus habilidades en el dibujo. Tras obtener una pequeña beca, viajó a Florencia en 1901 para seguir cursos en la Academia de Bellas Artes. En 1902, después de varios y vanos intentos de obtener una subvención o un encargo que le liberara de unas condiciones de vida extremadamente precarias, Baccarini se dedicó a la cerámica para ganar algo de dinero, y empezó a realizar pequeños modelos decorativos para reproducir en mayólica.

Entre los temas de sus obras, además de los miembros de la familia y su pareja, Bitta, está el autorretrato, en el que el bello rostro demacrado y pensativo se modula espiritualmente en diversas actitudes y técnicas.

Sus dibujos se confirman como una expresión autónoma y disfrutable, donde el blanco y negro encuentra el medio adecuado para superar la visión positivista de la imagen, y donde las técnicas con lápiz, carboncillo y pastel permiten que las figuras, en particular los autorretratos y retratos, los objetos y motivos, se conviertan en el espejo del alma del artista.

La pobreza, un constante estado de incertidumbre y una mala salud le llevaron a su temprana muerte en 1907. Estos aspectos trágicos convirtieron a Baccarini en un mito fascinante, oscuro y fuertemente coloreado. A todo esto hay que sumar la igualmente dolorosa historia de amor con la bella Bitta. Tras conocerla en 1903, Baccarini se convirtió inmediatamente en su pareja y la convirtió en su musa, retratándola en muchas actitudes, especialmente después del nacimiento de su hija, María Teresa. Bitta abandonó a Baccarini y a su hija en 1906 por el artista de Ímola Amleto Montevecchi, y murió también muy joven.

Sin embargo, Baccarini, prodigioso, sincrético y original, absorbente de muchas tendencias y sugerencias culturales, demuestra, precisamente en los años de convivencia con Bitta, un alejamiento significativo de esos abismos de desesperación y dolor, traducidos magistralmente con un uso eficaz e inequívoco del blanco y negro, que parecen atraerle morbosamente. Son los años de la cerámica policromada que alaba la belleza de la naturaleza, de la figura femenina, de los niños atrapados en actitudes lúdicas y de una serie de dibujos dedicados a su mujer y a su hija en los que la alegría y la facilidad de vivir parecen sorprender, por un tiempo, incluso al propio artista.

Crédito de la imagen

ENTRADAS RELACIONADAS

Seguimos con los Ovando cacereños, y especialmente con los que se iban a establecer en Cuba, citando a don Joaquín...
Hace mucho de la primera parte de esta miniserie de ‘palabrería útil’, pero es un apartado que merece más atención...
Más de 100.000 personas están presas en sus casas por no poder salir. Lo afirma el Comité español de representantes...
Continúo el artículo del número anterior con otras bibliotecas dedicadas a la Historia, el Arte y la Literatura. Comenzaré con...
Colaboración de Jairo Jiménez con una nueva viñeta de temática social para la revista Grada 189, de mayo de 2024....
Estoy prácticamente segura de que si preguntara qué porcentaje de empresas por tamaño hay en España las respuestas estarían bastante...

LO MÁS LEÍDO