Logo revista Grada
Buscar

Desde la Torre Lucía: Centenario de la publicación de ‘El miajón de los castúos’, de Luis Chamizo. Grada 159. Paco Valverde

Centenario de la publicación de ‘El miajón de los castúos’, de Luis Chamizo. Grada 159. Paco Valverde
Foto: Cedida
Léeme en 2 minutos

Hoy he subido a la Torre, después de un largo y caluroso estío, con un libro entre mis manos, ‘El miajón de los castúos’, impreso en Argentina en 1941, por la Librería Hachette S.A. de Buenos Aires. Y como dice en su primera página, ‘Primera edición, Argentina’.

A bolígrafo negro, en la página donde pone ‘Dedicatoria’, con mi letra, leo: “Adquirido en el mercadillo de libros viejos de San Pedro Telmo de Buenos Aires, el domingo 24 de julio de 1988, III Encuentro Iberoamericano de la Comunicación y la Educación. Se sorprendieron todos los que formábamos la comitiva, incluido Juan Carlos Rodríguez Ibarra, presidente de la Junta de Extremadura, y Antonio Vázquez García, presidente de la Asamblea. Buenos Aires 24 de julio de 1988”. Y mi firma.

Pero hay más. Entre las páginas descubro un folio doblado cuatro veces, también con mi letra, que dice: “En una mañana de domingo fría y luminosa del invierno austral, 24 de julio de 1988, encontré ‘El miajón de los castúos’ de Luis Chamizo, primera edición (…)”, y en cuya última página sin numerar se puede leer: “Este libro se terminó de imprimir el día 10 de diciembre de 1941, en los Talleres Gráficos Rodríguez Giles. Rondeau 3068. Buenos Aires. Se trata de un libro encuadernado en tela, de tamaño de un cuarto, con 199 págs. numeradas (…)”.

Primera edición. Argentina
Primera edición. Argentina

Puede imaginarse el lector la sorpresa agradable y barata (me costó 5 australes, unas 50 pesetas) que me llevé cuando curioseando por la Feria de San Telmo, en la plaza de Dorrego, en pleno barrio porteño, uno de los más antiguos de la ciudad, donde los vendedores de antigüedades exhiben desde valiosas platerías y porcelanas hasta periódicos amarillentos y libros manoseados y añosos, me encontré en un cajón de madera, entre publicaciones de la época peronista y libros de Evita, la obra de Luis Chamizo, que supo cantar en esencia el vigor, la belleza y el espíritu de la tierra extremeña y que con esa edición había saltado a la otra orilla del Atlántico.

Testigos de la adquisición, Juan Carlos y Antonio, el recordado presidente de la Asamblea de Extremadura en las primeras legislaturas.

Hasta aquí mi descripción del hallazgo escrito también con el bolígrafo de tinta negra sobre un folio doblado en cuatro.

Esta es mi humilde aportación al Centenario de la publicación de ‘El miajón de los castúos’ de Luis Chamizo, en 1921, y que 20 años después, en 1941, se publica por primera vez en Argentina.

ENTRADAS RELACIONADAS

Este es el título de artículo publicado en enero de este año por un grupo de investigadores de la Universidad...
El Paseo de Cánovas de Cáceres acoge hasta el 3 de marzo la exposición ‘NanoCosmos. La realidad oculta al ojo...
Comenzaba el curso escolar 1987-1988 en el colegio público Nuestra Señora de Fátima de Galisteo. El curso anterior había sido...
La ciudad de Plasencia asume la presidencia de la Red de Juderías de España durante este año, marcando un nuevo...
La lluvia no ha podido con las ganas de celebración en la ciudad de Badajoz de su Carnaval de interés...
Extremadura ha estado representada en la Feria Internacional del Turismo con una amplia propuesta de actividades y presentaciones que reafirma...

LO MÁS LEÍDO