Logo revista Grada
Buscar

Guillermo Gracia Núñez. El campeón del mundo de natación adaptada es cacereño

Guillermo Gracia Núñez. Un cacereño campeón del Mundo de natación adaptada. Grada 168. Perfil
Foto: Carlos Criado
Léeme en 10 minutos

Con apenas 18 años Guillermo Gracia se ha convertido en una figura mundial de la natación adaptada, con múltiples medallas y récords en diferentes pruebas de la Federación internacional para deportistas con discapacidad intelectual.

Entrena en El Perú Cáceres Wellness, y presume de sus dos hermanos, también nadadores, y de sus padres, Jorge y Lorena, que han hecho posible su crecimiento deportivo y que le apoyan en todos sus proyectos, como en sus estudios de Formación Profesional relacionados con el deporte.

En sus charlas a estudiantes sobre su experiencia vital y deportiva insiste en que nada es imposible y que, con esfuerzo, trabajo y constancia, todo se puede conseguir; y siempre recuerda una de sus frases favoritas: “mi capacidad es mayor que mi discapacidad”.

¿Qué nos puedes contar de ti y de tu familia?
Nací en Cáceres hace 18 años. Tengo dos hermanos, Mauro de 15 años y Fabio de 10, ellos son mi motor y mi apoyo diario. Los dos están estudiando en el colegio Santa Cecilia (Carmelitas de Cáceres) y también practican natación, Mauro en categoría Infantil y Fabio en Prebenjamín. Todos entrenamos en El Perú Cáceres Wellness.

Mis padres trabajan los dos, se llaman Jorge y Lorena, y junto a mis hermanos y a mí somos una familia genial. Tenemos un lema, “siempre juntos”, y eso nos funciona muy bien. Mi padre me apoya mucho con el deporte y mi madre con los estudios. También tenemos un perro, se llama Simón y es muy gracioso.

Estoy estudiando un grado medio de Formación Profesional (TECO) relacionado con el deporte. El año pasado conseguí graduarme en Secundaria, después de repetir 4º de ESO.

El grado de Deporte me gusta mucho, tengo asignaturas muy entretenidas: Caballo, Montaña, Atención a grupos, Bicicleta, etc. Mis compañeros son estupendos y me apoyan mucho. Gracias a ellos y a mis profesores he conseguido retos muy importantes para mí, como ir en bici de Cáceres a La Roca de la Sierra, unos 70 km.; bajar los pilones en abril, cuando había muchísima agua; montar a caballo, cuando me daba miedo hasta acercarme a ellos; y muchas cosas más.

Aparte del módulo voy dos veces por semana a terapia en la asociación Síndrome de Down de Cáceres.

Guillermo, con su familia. Foto: Cedida
Guillermo, con su familia. Foto: Cedida

¿Cuándo empezó a gustarte el deporte, y qué te llamó la atención de la natación?
El deporte me gusta mucho, desde que yo recuerdo. Me viene de mi padre. Nos encanta, junto a mis hermanos, ver fútbol, baloncesto, motos, coches… todo lo que podemos.

Más que la natación, la terapia en el agua la eligieron mis padres cuando yo era solo un bebé, para que me sirviera como estimulación, porque se trabaja muy bien el equilibrio y los movimientos. Empecé con unos 5 meses en la piscina de la Universidad y de allí me fui con el entrenador al centro en el que entreno actualmente, ‘El Perú’. Durante unos años mi contacto con el agua era básicamente realizar terapias y aprender a flotar.

Cuando cumplí 3 años, y ya no hacía falta que mi madre se metiera conmigo en el agua, pasé junto con el resto de chicos de mi edad a los grupos de iniciación de natación, y así fui creciendo junto con el resto del grupo.

Cuando llegó el momento de competir con el club yo era uno más, y así empezó mi carrera deportiva; primero en los Judex, como un chico más en la categoría que me correspondía, luego en los campeonatos de España, para más tarde pasar a campeonatos internacionales como miembro de la selección española.

Así que, más que elegir la natación, creo que fue ella la que me eligió a mí. Empecé a competir porque no había motivo para no hacerlo; sabía nadar bien, cumplía todas las normas en todos los estilos y además se me daba bien, no había nada que lo impidiera.

Foto: RunOnline TV
Foto: RunOnline TV

¿Cómo surgió la posibilidad de empezar a trabajar con José Ángel Tena, tu entrenador?
José Ángel me conoció cuando yo tenía apenas 15 días de vida. Él trabajaba en la asociación Síndrome de Down de Cáceres en psicomotricidad y ahí empezó nuestra relación. Era el profesional que me impartía la parte de piscina desde que tuve opción de ir, y paso a paso hemos llegado hasta donde estamos. Creo que se han dado muchos factores para que nuestra relación perdure, hacemos una pareja deportiva perfecta.

Además de José Ángel he tenido más entrenadores. El que más me ha marcado ha sido Jonathan Florencio, ya que con él empecé a competir a nivel nacional y siempre apostó por mí, me dio mucha pena que se fuera, nos llevábamos muy bien. Luego vinieron Diana, Luis, Juanjo… pero no puedo olvidar a los primeros; sobre todo a María José Romero, que fue la que me enseñó a nadar, si se podía llamar así; Jaime, Clara y muchos más que seguro que se me ha pasado nombrar.

Pero José Ángel siempre ha estado ahí; además, por causas del destino, siempre que he ido a un campeonato internacional él ha ido como parte del equipo técnico y eso me ha dado mucha seguridad.

¿En qué consiste una jornada habitual de entrenamiento?
Por la mañana entreno una hora aproximadamente. Hago calentamiento y una parte más específica de natación. Por la tarde entro a las 19.00 y salgo a las 21.30, con una parte de seco, calentamiento y la parte específica que toque ese día. Eso lo hago de lunes a viernes, y los sábados por la mañana también voy de 10.00 a 12.00 horas. En total hago unos 8.000 metros al día.

Aparte del entrenamiento como tal, en mi casa y con mis hermanos hago algo de deporte: dominadas, flexiones, etc., para estar un poco más fuerte. Y si tengo algo que practicar para mis asignaturas del módulo que estoy estudiando también lo hago, como alguna ruta de bici, o de montaña.

¿Tienes una especialidad favorita en la natación?
Mi técnica favorita es el crol, y son las pruebas en las que más récords de España tengo, sobre todo en las pruebas largas, las de resistencia: 1.500 metros, 800, 400, etc.

Aunque mi prueba favorita es el 200 estilos, porque en ella se juntan todos los estilos: mariposa, espalda, braza y crol, y tienes que poder nadar todos para sacar un buen tiempo.

¿Practicas otras especialidades deportivas?
Ahora no, aparte de las que hago en el módulo de Formación Profesional, no tengo tiempo. Jugué al baloncesto en un equipo mixto del colegio, cuando era pequeño, tendría 8 o 9 años; luego jugué en el Diocesano al fútbol, me encantaba, pero entendí que se me daba mejor la natación y me dediqué exclusivamente a eso.

Foto: Cedida
Foto: Cedida

¿Qué título, campeonato, medalla… te ha hecho más ilusión ganar?
En primer lugar, el oro del 200 estilos en el Campeonato del mundo de Brisbane (Australia); era la primera medalla de la selección española y yo solo tenía 15 años cuando el resto de deportistas tenía una media de 25, ya que compito en categoría absoluta S15. Fue una prueba muy peleada, hasta los últimos metros no se sabía quién iba a ganar.

En segundo lugar, el primer récord del mundo que conseguí, en diciembre de 2021, también en un mundial y también en la prueba de 200 estilos.

El campeonato que recuerdo con más cariño creo que es el primero de España al que fui, en Sevilla. No sabía lo que era eso, nadie me conocía y yo tenía solo 13 años, el mínimo para competir en categoría absoluta; disfruté muchísimo y conseguí muchas medallas y varios récords de España. Creo que ahí empezó todo [risas].

¿Cómo viven tu familia y tus amigos tus éxitos deportivos?
Eso es muy difícil de describir. Se ponen muy contentos por los méritos deportivos, porque al final son el resultado del entrenamiento y esfuerzo diario. Y también se ponen muy contentos con los logros que voy teniendo: mi graduación, cuando apruebo una asignatura difícil, cuando una revista me quiere hacer un reportaje y ponerme en portada, cuando me invitan al palco del Real Madrid, y muchas cosas más que hacen que se sientan muy orgullosos, y yo muy feliz.

Foto: Carlos Criado
Foto: Carlos Criado

¿Qué aporta el deporte a tu vida diaria, te la imaginas sin los entrenamientos y sin participar en competiciones?
Creo que el deporte en mi vida diaria lo es todo. Me aporta felicidad, me aporta amigos, me aporta muchas alegrías. Es verdad que es duro, pero no me imagino mi vida sin los entrenamientos. Creo que no sabría ocupar mi tiempo sin el deporte.

Las competiciones me encantan; de hecho, el año que hemos estado sin competir lo he pasado mal, al final entrenas para conseguir un objetivo. Como decía un entrenador mío “las medallas se ganan en los entrenamientos y se recogen en las competiciones”; si no hubiera competiciones no se podrían recoger nunca.

También has participado en charlas con estudiantes. ¿Te gusta contar tu experiencia para que sirva de ejemplo a otras personas?
Sí, con estudiantes de Primaria y Secundaria he participado en charlas de deporte inclusivo en la escuela y comparto con ellos los éxitos deportivos y cómo he conseguido llegar donde estoy. Los alumnos me hacen preguntas y yo contesto todo lo que puedo; también tengo una presentación que voy poniendo y que acaba con una frase que me encanta: “mi capacidad es mayor que mi discapacidad”.

En la universidad también he dado charlas sobre mi ‘capacidad’ tanto en el deporte como en los estudios.

Me encanta compartir la experiencia para que todo el mundo sepa que nada es imposible y que, con esfuerzo, trabajo y constancia, todo se puede conseguir. Además, tengo la suerte de contar con personas que me han ayudado a conseguir todo lo que me he propuesto.

Medallas conseguidas en el Mundial Virtus (World Intellectual Impairment Sport) de Montluçon. Foto: El Perú Wellness
Medallas conseguidas en el Mundial Virtus (World Intellectual Impairment Sport) de Montluçon. Foto: El Perú Wellness

¿Has pensado a qué te gustaría dedicarte cuando seas mayor?
Me encantaría ser entrenador de natación y poder enseñar todo lo que sé, para eso estoy estudiando; además querría seguir siendo deportista profesional muchos años más y llegar a ir a unos juegos paralímpicos y quizás, si no es soñar muy alto, ser la primera persona con Síndrome de Down en conseguir una medalla paralímpica, sería una pasada.

¿Qué dirías a los chicos con discapacidad que no se atreven a practicar deporte porque piensan que no van a disfrutarlo?
Les diría que no se rindan, que el deporte es una parte muy importante de la vida y del desarrollo de cualquier persona, y más aún para nosotros, las personas con discapacidad.

Nos ayuda a mantenernos sanos, ocupados, a relacionarnos con los demás, a adquirir unas destrezas y autonomía inmejorables, así como una disciplina asombrosa. Además, es una forma de demostrar lo que valemos y de que seamos a veces incluso admirados, que tampoco está mal.

Hay que hacerlo con alegría, no como una obligación; aunque haya veces que no nos apetezca nada, al final todo tiene su recompensa.

¿Sientes una admiración especial por alguna persona a quien hayas conocido?
No sabría decir; como deportista admiro mucho a Teresa Perales y a todos mis compañeros y compañeras de la selección española, somos todos unos luchadores. Me ha encantado conocer a Florentino Pérez y al rey Felipe VI. Y siento un especial cariño por José Manuel Calderón, aunque hay mucha gente que en algún momento me viene a la mente.

Con el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Foto: Cedida
Con el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Foto: Cedida

¿Cuáles son tus aficiones, a qué te gusta dedicar tu tiempo libre?
En mis ratos libres me gusta jugar a la ‘Play’, al baloncesto con mis hermanos en una canasta que tenemos en casa, y salir con mis amigos. Voy con mi padre y unos amigos a los partidos del Cacereño y del Cáceres Ciudad de Baloncesto cuando puedo, me encanta. La verdad es que me gusta todo el deporte, pero sobre todo me gusta muchísimo el Real Madrid, es mi pasión, no me pierdo ningún partido.

También me gusta salir con mis amigos cuando tengo tiempo, y sobre todo me gusta juntarme con toda mi familia a celebrar cosas, cuantos más mejor.

Hay familias que, con la mejor intención, sobreprotegen a su hijo con discapacidad, impidiéndole un correcto desarrollo de su personalidad. ¿Qué les dirías a esos padres?
Que no pongan límites a sus hijos, que no les crean incapaces de nada, que les apoyen en todas sus decisiones y que les exijan. Que cuando haga falta les apoyen, pero nunca hablen por ellos, que dejen que se expresen cómo y cuándo quieran, y que les defiendan cuando haga falta, pero sin pasarse. Y, sobre todo, que disfruten de lo que tienen, de cada paso y de cada logro; el cariño y el respeto siempre forman buenas personas y grandes personalidades.

ENTRADAS RELACIONADAS

Nacido en 1965 en Cáceres, su vida siempre ha estado muy ligada al deporte, pero todo cambió cuando a los...
Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, Begoña Pérez tiene una amplia trayectoria como corresponsal para diversos medios...
Diciembre de 2023 es una fecha muy especial para Fundación CB, dado que se cumple el décimo aniversario de su...
Irene Villa recibió el Premio de la Fundación Primera Fila, que una vez más volvió a organizar esta gala solidaria...
Leia a entrevista em português   João Manuel Gonçalves Nabeiro, nacido en 1962 en Campomayor, Portugal, ocupa actualmente, tras el...
Nacida en Badajoz, Susana Infante González es una destacada ingeniera que trabaja en Thales Alenia Space, con sede en Madrid,...

LO MÁS LEÍDO