Logo revista Grada
Buscar

Música y afinación. Grada 172. Pedro Monty

Música y afinación. Grada 172. Pedro Monty
Foto: Unsplash. Samuel Ramos
Léeme en 2 minutos

Como sabe cualquier músico y melómano la nota de afinación general es el LA, o lo que es lo mismo, 440 Hertzios. La culpa la tiene un ministro de propaganda nazi que en 1939 creó un decreto universal por el que ‘obligaba’ a todo el mundo a afinar el LA en 440 Hz, en lugar de 432, frecuencia a la que se afinaba hasta ese momento.

Esto ocurrió a pesar de los esfuerzos de un gran número de músicos franceses, que organizaron un referéndum para mantener el LA en 432 Hz. ¿Por qué razón? Una nota hace 12 armónicos, es decir, pone en resonancia las 12 notas de la escala musical cuando el LA se afina a 432, mientras que a 440 solo produce ocho armónicos. Conclusión: la música afinada a 440 Hz es más pobre.

La frecuencia del planeta Tierra es de ocho Hz, igual que las ondas alfas del cerebro en relajación profunda. Afinar a 440 hace que la base no sea ocho, sino 8,25. El universo tiene una vibración natural a 432 Hz. Los instrumentos musicales estaban afinados a esa frecuencia, lo cual permitía a la gente entonar su conciencia, su ser, con la energía universal. 432 vibra en los principios de la media del oro PHI y unifica las propiedades de la luz, tiempo, espacio, materia, gravedad y el magnetismo con la biología, el código ADN y la conciencia. La ciencia ha comenzado a redescubrir los secretos de la resonancia y su impacto en nuestra salud.

Como seres de conciencia, dependemos de la resonancia natural de atraer lo que deseamos para alcanzar el amor, la felicidad, el desarrollo personal, salud y abundancia. Después de más de 80 años con esta afinación, resultaría muy difícil volver a la afinación de 432 Hz (lo mismo que con el desfase en la fecha del nacimiento de Jesucristo).

La música es capaz de mover grandes cantidades de energía, de producir gran expansión del potencial de desarrollo oculto dentro de cada uno de nosotros y nuestros talentos naturales. A 432 Hz se notará al instante que comienzas a sentir calma y tu cuerpo se relajará. A 440 Hz el cuerpo se tensa y el instinto puede hacernos sentir que 440 Hz no es natural. Para los que quieran comprobarlo pueden hacer el experimento a través del ordenador con un programa que permita bajar frecuencias. Las interpretaciones sonarán un poco más lentas, aunque casi imperceptible.

Feliz y dulce noviembre a 432 Hertzios. Que las frecuencias nos acompañen y sepamos, en nuestras acciones, ponernos en la misma frecuencia que la naturaleza, que siempre es sabia.

Pedro Monty
Músico y educador

ENTRADAS RELACIONADAS

GRUPO ROBOLAB DE LA UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA PREMIO GRADA A LA MEJOR APUESTA TECNOLÓGICA, PATROCINADO POR EXTREMADURA AVANTE El Premio...
Fotos: Javier Pulpo, JP Amores, Javier Meléndez y Enrique Vidarte Photocall completo...
NURIA LABRADOR, JUAN PEDRO SÁNCHEZ Y JAVIER MENDOZA La gala estuvo magistralmente conducida por Nuria Labrador, que repetía experiencia al...
LA GALA MÁS INCLUSIVA La intérprete de lengua de signos Myriam Gallardo se encargó de hacer la gala más accesible...
‘THERACENTER’ / ‘MÁS ALLÁ DE LA MODA’ / ‘CULTURA ACCESIBLE, CULTURA SOSTENIBLE’ Qué mejor marco que los Premios Grada para...
Javier Meléndez Enrique Barón, exministro, ex presidente del Parlamento Europeo y actual responsable de la Fundación Yehudi Menuhin España, contaba...

LO MÁS LEÍDO