Logo revista Grada
Buscar

Vitrocerámica accesible. Matías Sánchez

Vitrocerámica accesible Matías Sánchez
Léeme en 4 minutos

Hace meses tuve la oportunidad de estar en la presentación de la vitrocerámica adaptada a personas con discapacidad visual. Se podía controlar y conocer el estado a través del móvil o con el asistente virtual Alexa.

Era de tipo inducción y visualmente tenía las características de una vitrocerámica convencional, con la diferencia de que le han añadido un botón llamado ‘Kitchen Eye’ que sirve de confirmación de las ordenes realizadas a través del teléfono móvil o el dispositivo Alexa. Tenía tres zonas de cocción de diferentes tamaños, señalizadas con un circulo acorde a su tamaño, y un panel de control con botones de encendido/apagado, subir y bajar la intensidad del calor, y los dígitos para mostrar el nivel de cada zona.

Nos hicieron una primera demostración para controlar y conocer el estado de la vitrocerámica accesible con la ayuda de un teléfono inteligente. Accedían a las opciones con la app llamada ‘Kitchen Eye’ de forma manual y a través de los lectores de pantalla (voiceover o TalkBack). Y desde el asistente virtual Alexa controlaban por voz la placa vitrocerámica y solicitaban información de su estado (temporizador, temperatura, etc.). En ambos casos, cada vez que realizaban un control sobre la placa, a continuación confirmaban la orden con el botón Kitchen Eye. Y cada vez que se realizaba un control o cambiaba el estado (apagado, encendido, aumentar, etc.) se indicaba con un pequeño pitido.

Cuando analizaron llevar a cabo una placa accesible pensaron que el precio del producto debía de ser mismo que una encimera convencional. Para las personas ciegas solo el botón de confirmación ‘Kitchen Eye’ es perceptible al tacto, el resto de la placa es totalmente lisa. Si hubiera tenido forma para detectar las zonas dónde colocar las cacerolas y sartenes el coste se incrementaría mucho. Por ser accesible no tiene por qué dejar de ser asequible.

A mi entender solo han pensado en personas con ausencia de visión en la realización del proyecto de la vitrocerámica accesible. En el diseño no han tenido presente los factores como el tamaño, color, contraste, etc. usado por las personas con resto de visión, el 99% de las personas con discapacidad visual. Las líneas son muy finas y, los iconos que forman los botones y los números indicadores del nivel son pequeños, haciendo que sean poco perceptibles. El color de los números es rojo, con lo que provoca poco contraste con el fondo. Aunque tiene funciones de control por móvil y Alexa para personas ciegas o con una visión muy pequeña, sigue siendo un electrodoméstico en el que las personas con resto de visión están obligadas a acercar la cara a la placa.

No debemos olvidar que no solo las personas con discapacidad visual son los únicos con la visión mermada. Recordemos que el 80% de los mayores de 65 años padecen problemas de visión. En la actualidad el número de personas afectadas por un déficit visual está aumentando debido al incremento de la esperanza de vida y de los avances en la medicina y la tecnología.

Tengo la impresión que la opción del control a través del dispositivo Alexa a la larga será lo más utilizado, en detrimento del control desde el móvil. Si ya me resulta engorroso que en el preciso momento que estoy empanando filetes recibo una llamada, tener que subir o bajar la potencia de la vitrocerámica desde el móvil con las manos embadurnadas en huevo y pan rallado, no me parece muy eficiente. Esto obligará a tener que comprar el dispositivo Alexa (aquellos que no lo tengan) y tener señal wifi en la cocina.

Deseando aportar ideas desde los modestos conocimientos en diseño universal y como sufridor en primera persona de la falta de accesibilidad para personas con baja visión, se deben tener en cuenta factores como el tamaño, el contraste, el color y la iluminación, entre otros:

  • Los dibujos que forman los botones y líneas podrían ser más grandes. También ayuda que el ancho de los trazos sea mayor.
  • El color de las líneas debería ser más blanco para que el contraste sea mayor con el fondo oscuro de la placa.
  • Los dígitos que muestran el nivel de potencia al ser más grandes y más anchos el trazo del número haría que se apreciaran mejor.
  • El color de los dígitos se verían mejor con colores como el azul o el amarillo, que resaltan más con el fondo. Y tendrían más contraste aumentando su intensidad para evitar la atenuación que realiza el cristal sobre el dígito.
  • El reflejo sobre la placa vitocerámica que realizan las luces de las cocina es molesto y puede que no deje apreciar el panel de control. Sería interesante estudiar la posibilidad de colocar un cristal mate para evitar reflejos.

ENTRADAS RELACIONADAS

Aunque pueda ser una contradicción la frase “un poco es mucho”, en el caso de un resto visual muy pequeño...
En un día soleado nos podríamos encontrar dando un paseo por un mercadillo echando un vistazo en las casetas. Mientras...
Podemos extraer varias definiciones de la ‘conspiración del silencio’. Una se refiere a cuando hay personas que ocultan información, por...
Cada día estoy más convencido de que somos nosotros, las mismas personas con baja visión, los culpables de encontrarnos en...
Cuando conocemos a alguien con problemas en la visión y entendemos por qué tropieza tanto o se confunde de colores...
Un estudiante con déficit visual tiene más dificultades que el resto de los alumnos porque presenta unas necesidades educativas especiales...

LO MÁS LEÍDO